La marca italiana Magis ha lanzado Bell Chair, una silla monobloque apilable, ligera y de bajo costo hecha de polipropileno reciclado. En entrevista realizada por Dezeen al diseñador Konstantin Grcic se explica cómo se creó el producto mejorando el diseño, empleando herramientas de simulación y optimizando distribución.

La silla moldeada por inyección viene en tres colores y se puede utilizar en interiores y exteriores. Se vende por sólo € 77 y pesa 2,7 kilogramos.

El material empleado se basa en residuos industriales de las instalaciones de producción de Magis y se puede reciclar de nuevo al final de su vida útil. “Pero su vida está diseñada para ser larga”, dijo Grcic, hablando desde su estudio en Múnich. “No estamos diseñando una silla que sea desechable en cuestión de años”.”

Las sillas monobloque, hechas de una sola pieza de plástico moldeado por inyección, son el tipo de silla más común en el mundo. Cuando se le preguntó qué era diferente sobre su diseño, Grcic dijo: “Bueno, en cierto modo, nada. No estamos reinventando la silla; estamos siguiendo una base de principios”:

  • Forma similar (asiento, respaldo y cuatro patas)
  • Tenía que ser apilable: lo que implica que el diseño fuese estructuralmente fuerte.

Con el fin de lograr un precio asequible, se considero el peso final de la pieza, el proceso de inyección y cambios en el proceso de distribución.

  • La forma ovoide asegura que la silla alcance la máxima resistencia con la cantidad mínima de material (reduciendo a la mitad en comparación con las otras sillas monobloque en el mercado), mientras que las patas de sección C permiten apilar en torres de hasta 24 unidades.
  • Recordando que lo que cuesta dinero no es tanto el material, sino el tiempo de producción en la máquina, el verdadero reto fue realizar todos los cambios en el diseño para lograr producir la silla en menos de un minuto.
    • Se realizaron simulaciones de inyección Moldflow durante un año para asegurar que el producto final cumpliera con los requisitos y se logrará mantener una estabilidad en las condiciones del material reciclado empleado.
  • Por último, el diseño de una paleta para distribución fue importante para poder apilar las sillas en 12 unidades y reducir los costos de transportación.

Basado en articulo de Calum Lindsay en Dezeen.

Para ver la entrevista completa en YouTube, ingresa a este link.